Bienvenidos a otro capítulo de cuentos de cuentos de evolución, una serie que explora hechos actuales llevados al futuro. En la década del 2010, la inteligencia Artificial reemplaza la mayoría de centros de servicio al cliente de las grandes multinacionales.

Ventas, información, soporte técnico, y muchas otras funciones son desempeñadas por agentes virtuales, más conocidos como bots. Estos bots hablan o escriben como lo haría un ser humano, a tal punto que los usuarios no pueden distinguir si es una máquina, o una ser humano al otro lado del teléfono o del chat. En la década siguiente, la tecnología evoluciona a tal punto que los bots pueden entender el contexto de las personas con las que hablan. Esto les da la posibilidad de modificar el tono de voz, la entonación y el tipo de palabras que usan, adaptándose a cualquier tipo de conversación para generar empatía. Esta nueva tecnología revoluciona la forma como las empresas se relacionan con las personas.

La personalidad de marca se extiende a la capacidad de sus bots, que ahora pueden utilizar configuraciones para ser graciosos, formales, amigables, entre muchas otras opciones. Esto da paso a una nueva forma de comunicación corporativa, apoyada en la automatización. En 2022, el agente número uno de ventas de seguros es un bot llamado Sally. Este bot ha superado contundentemente a todos los representantes de ventas humanos, logrando 6 veces más ingresos que todo un equipo de ventas de más 60 personas. Poco después nace una nueva compañía.

Un emprendimiento llamado MultiPresent, que utiliza la misma tecnología detrás de los bots inteligentes, para para permitir a una persona crear un bot de si mismo. Este bot se alimenta de toda la información disponible de una persona, como sus conversaciones, sus redes sociales, y la información a la que acceden, para crear un clon virtual. Este clon tiene el mismo tono de voz y apariencia que su usuario, y es capaz de contestar llamadas de voz, videollamadas o mensajes de texto. Haciendo totalmente indistinguible si con quien se habla es con una persona real o con un su bot. La adopción de esta nueva tecnología fue lenta en un principio, ya que no se conocían muchas formas de usarla.

Sin embargo poco a poco se convirtió en algo que millones de personas empezaron a utilizar diariamente. El uso más común fue a nivel corporativo, en donde Multipresent se utilizaba en las empresas para optimizar el tiempo de sus empleados. Estos tenían un bot para asignar tareas, agendar reuniones, y mantener relaciones con clientes potenciales de manera automática. Sin que nadie notara que quien estaba detrás del teléfono era un Multipresent. El uso de Multipresent se extendió fuera del ámbito laboral, y las personas lo empezaron a usar en sus relaciones personales.

Era común configurar el multipresent para agendar llamadas regulares a amigos, conocidos, y familiares, sin tener que realmente hablar con nadie. Al final del día se podía leer una versión resumida de las conversaciones para estar al tanto de lo sucedido. Los usuarios, decían sentirse bien consigo mismos ya que podían mantenerse más cerca de sus familiares y amigos. Por otra parte ampliar y mantener el círculo social de esta manera, era algo que podía representar más oportunidades laborales o de progreso. Otro uso común de la tecnología, fue como muchas personas empezaron a utilizar sus multipresent no solamente para contactar a otras personas sino para responder llamadas, o mensajes sin tener que estar presentes.

Esto poco a poco ocasionó que la cantidad de contactos y relaciones que una persona podía mantener creciera dramáticamente. Era normal tener una relación con miles de personas y hablar regularmente con ellas usando los multiprecent para contactar y responder mensajes. Los resúmenes diarios se volvieron demasiado extensos. Al final del día habían decenas resúmenes de todas las conversaciones que se habían tenido tanto personales como laborales. Las personas empezaron a prestar atención sólo a las relaciones más importantes.

Las demás las dejaron correr automáticamente. Teniendo en teoría amigos con los que se comunicaban regularmente sin que ninguna de las dos personas supiera lo que en realidad estaban hablando sus respectivos bots. Para empeorar las cosas, muchas compañías malintencionadas empezaron a crear mensajes de Spam. En donde se hacían pasar por los familiares o amigos de alguien para recomendarles sus productos. Un caso famoso fue el de Robert Glass en 2028, quien compró un costoso collar de perlas a su madre porque ella se lo había pedido de cumpleaños.

Cuando se lo entregó descubrió que ella nunca lo había querido sino que había sido un bot que la había suplantado en una video llamada. Como este, empezaron a aparecer muchos casos que hicieron que la gente empezara a perder confianza en el contacto virtual, ya que no había forma de saber que era y que no era real. Esta crisis de confianza hizo que poco a poco las personas se empezaran a desconectar del mundo virtual, y empezaron a valorar de nuevo las reuniones cara a cara, ya que era la única forma de estar seguros de que estaban hablando con una persona real. Aeropuertos que se habían cerrado volvieron a cobrar vida, a medida que más personas empezaron a viajar con mayor frecuencia. Líneas de tren que habían sido clausuradas por baja demanda, volvieron a ponerse en funcionamiento.

Autopistas que rara vez se usaban volvieron a llenarse de vehículos y los medios de transporte en general volvieron a tener la demanda que habían tenido décadas pasadas. La confianza regresó La cultura empezó a cambiar Las relaciones familiares y profesionales se empezaron a fortalecer y las personas empezaron a valorar el tener menos conexiones pero más significativas. Reuniones familiares, cenas de negocios y conferencias volvieron a ser la norma, como lo había sido en la época previa al nacimiento del Internet.

Lo real se empezó a valorar inmensamente más que lo virtual. En marzo 22 de 2034 MultiPresent lanza un nuevo producto. El Multipresent físico es una versión extendida del producto original. En esta versión no solo se puede crear un clon virtual sino también un clon real. Un robot que luce exactamente como su usuario.

El propósito del Multipresent físico es optimizar las relaciones personales. Combinando el inmenso valor de una reunión cara a cara con la ventaja de estar en múltiples lugares al mismo tiempo. Los usuarios podían acceder a un resúmen de las reuniones que habían tenido sus robots al final del día,y así estar actualizados. Todas las unidades se vendieron en menos de 24 horas. Gracias por ver este video y explorar conmigo ideas interesantes sobre futuro. Si te gustó este video suscribete y dejame tus comentarios sobre opiniones o sugerencias para futuros episodios, comparte este post.